BIENVENIDA


23/8/09

DESDE MI BREVE REFLEXIÓN

En este mundo nuestro tan querido y a la vez saturado, siempre existirán tiempos para las breves causas, aquellas implicadas de tiempos comedidos, donde la "esfera" se matiza con lo "esférico", donde el "jamás" abarca mucho más, el "siempre" se puede hacer breve silencio, un "nunca" pudiera ser aceptación inmediata y un minuto regalado podría convertirse en mucho más tiempo de lo que creemos haber dado.
Así, sin pensarlo se nos van las horas, preguntándonos frecuentemente..¿que dimos, damos o daremos? y concluimos que siempre estamos dando aún cuando parece que nunca dimos nada...

Siempre hay tiempo para las nobles causas, aquellas que no esperan un “ a cambio”, o un “toma y dame”, donde la breve o fraccionada entrega, se eternizará a los ojos de Dios.

"Dar, sin nada que esperar"

Lucy Martínez Z.