BIENVENIDA


9/1/10

EL VUELO DE UN ÁNGEL


EL VUELO DE UN ÁNGEL





(A un año de tu partida querida Naty)
Autor: Lucy Martínez Z.




Desde hace algún tiempo, los pasillos del Centro Neoplásico de mi ciudad, los vengo recorriendo tres veces por semana, desde entonces, había solicitado se me trasfiriera al piso de niños enfermos con cáncer y así empecé acumulando muchas historias y ésta, es la que más me marcó.

Me llamó la atención una boina rosa, muy inquieta, desplazándose entre los demás niños, aún no lograba distinguirla bien, su inquietante ir y venir me permitió alcanzarla para pedirle se calmara, de pronto estaba frente a mi, de golpe paró, en seco, con la misma bata verde de todos, su sonrisa dibujada se trasladaba a sus grandes ojos negros, me miró fijamente, nos miramos, un respiro profundo salió de su agitado pecho perdiéndose en sus labios pálidos, creo que pensó que la regañaría y se fue perdiendo esa sonrisa, bella, la mejor mueca de lado que una inocente niña me pudo regalar, la tome de sus manos, en silencio, creo que verla con esa mirada diáfana y dulce y con esa boina rosa descubriendo por un lado su pequeña cabeza víctima de las diarias radiaciones, con esa palidez empujando el ligero color melocotón de su piel, de esa carita angelical, me hizo tambalear y quise creer que esa niña, no pertenecía a ese lugar.

Le pedí me acompañara al comedor, era hora de cenar y todos los demás niños empezaban a tomar sus lugares, limpiaban sus manos con toallitas húmedas y ella (aún no sabía su nombre) me dijo:

- “¿tu te vas a quedar conmigo?” si, contesté, pero solo si me dices cual es tu nombre,
sus ojos color carbón, se encendieron de luz y de esa maravillosa sonrisa con la que ya me había ganado el corazón,

- “Natalia dijo, me llamo Natalia, pero la monjita donde viví antes, me llamaba Naty”,

- ¡que lindo nombre que tienes Natalia!,

- “¿te gusta más Natalia o Naty?” se apresuró en decir

- me gustas tú, contesté..
y ella increpó sin perder esa sonrisa de lado que tanto me gustaba,

- “mentirosa no te puedo gustar sin cabello”,

por cierto esa respuesta me llegó ahí donde se siente cuando una es madre, disimulé el lagrimón que rápidamente intentaba desbordar, volví la cara hacia otro lado y ella…

- ¿viste que no te gusto?, increpó ante mi silencio que no comprendía,
la cargué con mucho esfuerzo, una niña de 10 años (esto lo supe luego) que se supo femenina y que hoy pensaba que estaba fea,
- ¡Dios mi amor, eres muy linda y me gustas mucho! ¡eres una muñeca!
y la besé como si fuera mi propia hija, ella me abrazó y correspondió con delicadeza.

- Natalia, toda la comidita espera por ti, ¿empezamos?,
-“si, hoy comeré por ti y tu me ayudarás”,

estaba por darle la primera cucharada de sopa, cuando ella puso sus manitas sobre los labios como quien desea impedir y dijo,

- ” las niñas buenas rezamos a Diosito antes de los alimentos así…, bendice Señor estos alimentos que hoy vamos a comer sin merecerlo, Amén”

yo avergonzada y cada vez más seducida por esa pequeña, la seguí en la oración y empezamos entre risas y besos aquella cena que dio paso en mi ser, a otro ser, ella, a quién me entregué en dedicación.

Una vez que Natalia, se quedó dormida después de algunos cuentos y medicinas que tomar, salí corriendo en busca del médico de ese piso para indagar sobre la salud de Natalia, lo que el me informó, terminó llevándome a la capilla, autómata, llorando para adentro y postrada rogué por esa niña que sin culpa ya había empezado a pagar un destino que jamás pidió. Me quedé ahí sentada y rebobinando los sentimientos que de golpe encontré en esa tarde, en ese encuentro, en esa historia.


Ella, huérfana de padres alcohólicos, la madre murió dejándola tristemente en el orfanato y del padre nunca se supo.


Originalmente Natalia, era una niña normal hasta los 8 años, estudiaba con sus tutoras Dominicas que supieron darle lo que buenamente pudieron. Pero Natalia enfermó, diagnóstico, cáncer al hígado, solo un transplante podría ser el milagro. Desde entonces, dos años que se imploró, se rogó para que existiera un donante con las características de Naty. Los médicos le ponen fechas, eso le queda de vida, ya no hay nada por hacer dicen.

En los meses siguientes, yo estaba casi a diario con Naty, ella desmejoraba con mayor prisa, ya no solíamos dar los paseos por el jardín, de su rostro la bella sonrisa ya trocaba en dolor y las quejas ya no se dejaban escuchar, el intenso dolor se paliaba con….¡no lo podía creer!. Vegetaba ante mis ojos y yo impotente, tratando de hacer mil piruetas para que en algún momento la dulce Natalia me regalara esa sonrisa que aún de ella tengo grabada.


Esta mañana, extrañamente cálida, la encontré tranquila, me recibió con aquella mueca de lado, no sonreía abiertamente, no, pero algo percibí, le di un beso prolongado, ella se estremeció diciendo,


- “hay varios angelitos de esos que tu me contaste, que desde anoche vinieron a jugar conmigo, ahora están acá, ¿no los ves?, ¡mira!”,

un nudo en la garganta intentaba romperse en mi, un torrente de lágrimas me inundaba, contesté:,

- ¡si, si mi amor!, ellos están siempre contigo,


- “¿son muy bonitos no?”, volvió a preguntar,


- si Natalia, si son tan bonitos como tú,


- “me quiero ir con ellos, me duele mucho esta aguja, ellos no la tienen, deja que me vaya con ellos, por favor”,

- si Naty, irás con ellos,

y ella sonrió, me regaló esa maravillosa sonrisa de lado, desde sus ojos negros color carbón se encendió aquella luz divina, se agitó como quien empezara a volar, siguió un espasmo muy intenso, me miró sin mirar y comprendí esa mirada ya lejana, la abracé como queriendo darle mi aliento, la oprimí y….la dejé volar.


Perú, Marzo, 2005

11 comentarios:

NESTOR MONTES dijo...

HOLA COMO ESTAS?
ME GUSTA LEER TUS APUNTES PORQUE SE NOTA QUE VIENEN DE LO PROFUNDO DEL CORAZON Y MUEVEN LA SENSIBILIDAD DE NUESTRAS ALMAS FELICITACIONES

LUMARZU dijo...

Nestor, gracias por dejarmne tu comentario e intuir la misma sensibilidad en ti.

Un gran abrazo

Anónimo dijo...

Hola Lucy amiguita linda, me has hecho llorar,te felicito por tu dulzura para con Naty, y saber que aun existen angeles en este mundo, gracias Lucy tengo por ti una profunda admiración ahora mas que nunca de saber lo dulce que se puede ser y como hay cositas tan pequeñas que pueden hacer tan feliz al ser humano, gracias LUCY por ser mi amiga y adelante con tus inspiraciones poeticas, ya que son mucho mas lindas que las paginas de cualquier diario.

SILVIA. N.N. dijo...

He llorado de emoción,
he llorado porque soy enfermera,
veo cada día cosas asi,
es preciooso

Lily Ayala dijo...

Lucy, He leido tus poemas de nuevo. Todos bellos como siempre. Pero he llorado tanto con esta historia. Ese angelito está ahora en el cielo y seguro que se fue feliz porque en sus últimos meses recibió el amor que no había tenido y también porque fue instrumento de nuestro señor. Ella tocó tu alma y tu tocaste el alma de todos los que te leemos. Todo lo que nuestro Señor hace tiene siempre un motivo. Y creo que se hizo a través tuyo y de tus letras. Gracias por esa inmensa entrega de sensibilidad. Lily Ayala. (Lileli) delileli352@hotmail.com

LUMARZU dijo...

Silvia:
Saber que mi pequeña historia es parte de tus caminos como prefesional, gratifica enormemente mis caminos literarios.
Gracias mil por llegar y gracias por permitirme llegar de esta manera a tus espacios..allá voy

Un gran abrazo
Lucy

LUMARZU dijo...

Querida Lily, me es muy grato verte llegar a mi espacios, hacía mucho que no sabía de ti y me alegra que te hayas detenido en este relato, propio de quién caminó en esos mismos avatares y bendigo tu alta sensibilidad de mujer y ser humano porque siento que vives totalmente esta historia real de mis designios.
Gracias recordada amiga por venir a visitrame, me hubiera gustado mucho, hacer lo mismo en tus caminos de letras, pero lamentablemente no se como llegar.
Recibe desde mis esquinas, un abrazo cargadito de cariño:

Lucy

Café Literario dijo...

LUCY
ENCANTADAS DE DARNOS UN RECORRIDO POR TU BLOG QUE ES MAGNIFICO. GRACIAS POR HABERNOS DEJADO TUS PALABRAS EN EL NUESTRO Y SI GUSTAS QUE ENLACEMOS TU BLOG, NOS DICES, NOS ENCANTARIA TENERTE CON NOSOTRAS.
BESOS
VICKIE, KARLA Y PENTROVA
CAFE LITERARIO

Anónimo dijo...

Lo lei y no cabe duda si la generosidad de tu alma existiera en todos nosotros los habitantes de este globo , este planeta seria una proximidad de lo que Dios quizo para nosotros..gracias por reconfortar mi alma, y que tus escritos y esperiencias sean leccion de Vida......

LUMARZU dijo...

Gracias infinitas a esos amigos "Anónimos" a los que me gustaría conocerlos con nombres propios.
Es gratiificante saber que mis letras en una historia real, ha tocado vuestras sensibilidades.
Espero muy pronto saber de Uds. mis "Anónimos"
Un fuerte abrazo
Lucy

LUMARZU dijo...

Mis lindas Vicy, Karla y Pentrova, estoy feliz por este compartir, ya visité vuestra casa y déjenme decirles que está bellísimaaaa, gracias por la invitación y la calidez de cada una de Uds., gracias por llegar a esta casa que espero hagan suya.
Un peruanísimo abrazo
Lucy