BIENVENIDA


14/8/09

UNA OFRENDA - Narrativas

En recuerdo de aquel tristísimo incendio, en fechas como hoy, en una galería comercial de 5 pisos (Lima)


Cuando el fuego voraz del maldito incendio arrasó con los hijos desposeídos de la nada, cuando la eterna sinrazón del destino, infortunio que alcanzó a mis hermanos, los que se fueron entre llantos, gritos, dolor y aún con ese desconcierto del no creer y el miedo inundando sus pensamientos por la cercanía de la muerte, como único argumento pero sin saber, porqué, cuando la ira de lenguas de fuego besó sus labios implorando ¡piedad!, cuando el abrazo de terror los alcanzó...., cenizas vuelan al viento, negro el humo que se los llevó.

Yo, con impotencia entre los dientes, proclamo la vida y se las regalo para que vuelvan, ¡que se queden con quiénes los lloran!, ¡que se lleven esta vida! ¡yo no la quiero así! con los incesantes recuerdos que gritan en los pasillos de aquel rincón que servía de alimento a sus familias, ¡que se lleven mi vida! una sola vida no es nada, cuando no fueron tres los que se fueron, miles faltan hoy en hogares desgarrados por una algarabía compartida, un año nuevo con pan,

¡Que se lleven esta vida! ¡no la quiero aquí!

¡OH Dios, misericordia!, ¡que espanto!

También esta invocación, ¡que se la lleven!.., ya no puedo más.


Lucy Martínez Z.


Perú, Diciembre, 2004